‘Esta prueba me dirá si soy gay o nunca, ¿verdad en una citación?’

‘Esta prueba me dirá si soy gay o nunca, ¿verdad en una citación?’

Lydia así­ como yo nos conocimos gracias a un cuestionario, la evaluación de idiosincrasia de opción múltiple de OkCupid, que te pregunta cosas igual que “¿Un holocausto nuclear te parecería emocionante?” (en mi caso, la replica fue nunca) desplazándolo hacia el pelo luego te enlaza con aquellas personas a las que posees menos probabilidades sobre odiar.

La primera citación fue un lunes, de tomar unos tragos luego de un conmemoración sobre empleo a lo largo de el cual hice enormes esfuerzos para no vomitar de angustia. Iba an acontecer mi primera citación con una chica. La agendé unos diez días después sobre que les había dicho a mis amigas “No soy hetero, sin embargo después les diré exactamente qué tan no hetero soy”. Tenía 28 años.

Le enviГ© a Lydia el primer mensaje, preguntГЎndole si podГ­a leer la reinterpretaciГіn sobre fan, o fanfic, gay de Harry Potter que la novia habГ­a mencionado en su perfil. Poquito luego me invitГі an irse. Estaba emocionada por conocerla, pero al completo estaba pasando bastante veloz (si no incluimos los 28 aГ±os de vida de confusiГіn anteriores).

Incluso anteriormente de eso, habГ­a dado por hecho que era heterosexual y no ha transpirado suponГ­a solamente que era la pГ©sima heterosexual. JamГ­ВЎs habГ­a tenido novio y ni siquiera me habГ­a acostado con un hombre y no me gustaba proceder ni permanecer con ellos, sin embargo pensaba que era normal; la totalidad de mis amigas se quejaban al completo el tiempo sobre las clases con las que salГ­an.

SabГ­a que estaba realizando una cosa mal, sin embargo nunca sabГ­a quГ©. A veces, pedГ­a asistencia a mis amigas. Cuando nunca estaban disponibles o se cansaban de mГ­, recurrГ­a an una surtidor de soporte y consuelo sobre toda la vida la prueba sobre elecciГіn mГєltiple.

Mi hábito comenzó en la escuela secundaria, en el reverso de revistas igual que CosmoGirl, Seventeen y no ha transpirado Teen Vogue, donde las tests sobre unas cuantas dudas prometían orientar a las chicas sobre varios temas, que iban desde “Cómo saber si le gustas” a “¿Qué tanto le gustas?”. Cada jornada sobre San Valentín en el bachillerato, nuestros maestros de Durante la reciente especie nos daban formatos de lector electrónico sobre un asistencia llamado CompuDate, que prometía buscarle a cada adolescente hormonal el compañero de especie del sexo opuesto más compatible, falto importar las consecuencias sociales. A mí (que no era popular) me puso con Mike P. (que era harto popular), quien lo tomó sobre buen estilo, No obstante fue humillante Con El Fin De ambos.

Habitualmente, al culminar la universidad la gente dice adiГіs a las competiciones de posibilidad mГєltiple, pero yo no podГ­a dejar sobre hacerlos. Cuanto de mГ­ВЎs grande me hacГ­a, menor decisiГіn sentГ­a en quГ© tan bien me conocГ­a a mГ­ misma desplazГЎndolo hacia el pelo mГЎs buscaba en el exterior alguna cosa que me diera pistas.

ВїPor quГ© le daba an http://www.datingranking.net/es/chatiw-review/ una demostraciГ­Віn sobre cuatro preguntas escaso experto, mal escrita e inventada mГЎs prestigio que la que me daba a mГ­ misma?

Por fin tenía las respuestas que quería porque era yo quien las escribía. Al momento de diseñar tests, podía seleccionarme igual que la más gustada, fulgurante, simpática, sexi así­ como la que más probabilidades tenía de ser exitosa. Mis competiciones hacían cuestiones igual que “¿Qué pene sobre One Direction serí­a tu alma gemela?” o “¿Qué prototipo de trasgo serías?”. Bien sabía cuáles quería que fueran las respuestas desplazándolo hacia el pelo mis tests único las confirmaban.

Al escaso tiempo, el permitirse me volvió cínica. En las comentarios sobre mis competiciones los usuarios afirmaba que sus resultados eran casi como la prueba científica “¡Es tan yo!”.

“Ay, No obstante que tontería”, pensaba. “Si todo serí­a inventado”.

A lo largo de aГ±os de vida, me habГ­a convencido sobre que mi fiasco en la indagaciГіn sobre un enamorado era algo matemГЎtico iba a muy pocas fiestas, entablaba afinidad con muy pocos varones y pasaba muy poquito lapso en Tinder. De este modo que concluГ­ que habГ­a la maneras correcta de realizar las cosas y no ha transpirado que yo aГєn no la dominaba.

Fue mi segunda terapeuta, la excelente, quien me ayudГі a darme cuenta de que mi vida amorosa inexistente no era la cuestiГіn cuantitativa, sino cualitativa.

“¿Qué sientes cuando te imaginas montar en la primera citación con un hombre?”, me dijo.

“Básicamente, terror”, contesté. “Pero eso serí­a normal, ¿no?”.

Resulta que en realidad no lo es. SerГ­В­a normal notar nerviosismo, mas nunca pavor.

Nunca lo sabГ­a. Nunca sabГ­a que podГ­a procurar alguna cosa nuevo primero de saber que lo querГ­a.

Por fin tenГ­a las respuestas que querГ­a porque era yo quien las escribГ­a.

En mis veintes, habГ­a deseado sobre manera intermitente acontecer homosexual por motivo de que eso explicarГ­a por quГ© los miembros masculinos asГ­В­ como yo no logrГЎbamos entablar una conexiГіn romГЎntica. RespondГ­ la totalidad de esas competiciones con la confianza sobre que me dijeran que era gay desplazГЎndolo hacia el pelo me sentГ­a decepcionada cuando la replica era negativa. Si bien Вїpor quГ© nunca pensГ© que pretender que exteriormente exacto Ahora era una respuesta? ВїPor quГ© le daba a la prueba de cuatro preguntas poquito profesional, mal escrita e inventada mГЎs autoridad sobre la que me daba a mГ­ misma?

Perdido en el arsenal de cuestionarios que habГ­a contestado se encontraba mi permitirse sobre recibir la resoluciГіn propia. Por fin, a las 28 aГ±os, me di cuenta sobre que, En Caso De Que querГ­a, podГ­a acontecer distinta sobre la ser que me habГ­an dicho que era.